Enumera académico de UdeG tres recomendaciones para evitar la suplantación de identidad y fraudes a la ciudadanía digital

Protección de las contraseñas, conectarse desde equipos personales y utilizar tarjetas de crédito solo en sitios seguros, son las sugerencias

La ciudadanía digital convive, se informa y consume a través de internet. A pesar de que han surgido espacios donde las compras en línea —que generalmente se hacen con una tarjeta bancaria— son más seguras, la falta de legislación que proteja al consumidor y la información que este comparte al realizar una conexión a internet dejan indefenso al usuario, refiere el doctor Víctor Manuel Larios Rosillo, director del Centro de Innovación en Ciudades Inteligentes del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).
Dentro de la gama de servicios que brindan las instituciones bancarias se encuentran las tarjetas de crédito, mismas que se ofrecen para distintos tipos de clientes. Existen opciones para que incluso los jóvenes puedan obtener un plástico crediticio con adecuaciones para las necesidades del adolescente. Por ende, es necesario tener consideraciones claras de cómo proteger tanto las cuentas de cada persona, desde sus primeras alternativas de pago, hasta aquellas personas que cuentan con experiencia en el manejo de cuentas bancarias, para evitar un fraude de phishing.
El phishing es un término informático que refiere a la acción de suplantación de identidad, se caracteriza por el intento de adquirir información confidencial de forma fraudulenta (una contraseña, información detallada sobre tarjetas de crédito u otro pormenor que tenga que ver con cuestiones bancarias). Quien obtiene dichos datos se hace pasar por una persona o empresa de confianza en una aparente comunicación oficial electrónica para robar cuentas, adquirir productos o realizar traspasos monetarios a una o varias cuentas hasta generar un desfalco.
Larios Rosillo explicó que proteger la identidad de una persona en la ciudadanía digital incluye ciertas prácticas de compra para el resguardo propio de las finanzas, “Es importante considerar que cualquier compra o pago de servicios donde se vean involucradas las tarjetas de crédito es necesario hacerlas en equipos de cómputo personales, eso no da la seguridad total, pero sí hay mayor posibilidad de protección que si se hace en un equipo ajeno o público”.
Enumeró al menos tres recomendaciones a considerar cada que se realice un consumo en internet: contraseñas seguras (que no se repitan con otras cuentas personales, no utilizar fechas de nacimiento e intercalar números con minúsculas y mayúsculas), eliminar las cookies (información que se guarda en los navegadores para facilitar —en próximos casos— conexiones más rápidas) en los equipos de cómputo donde se realizan las transacciones y utilizar solo equipos personales así como la banca móvil para contar con el respaldo de la institución bancaria.
“Cuando se utilizan contraseñas como las fechas de nacimiento se otorga más información de la debida. Por temas de protección de datos e información personal han surgido nuevos avances de seguridad tecnológica donde la contraseña es la lectura del iris, el rostro, las huellas dactilares, alternativas que realmente comienzan a estipular una serie de candados que permiten mayores niveles de seguridad pues solamente permiten el acceso cuando hay una identificación real que busca prevenir el phishing”.
El académico del CUCEA reiteró que los alcances a los que puede llegar la identidad en la ciudadanía digital son inmedibles aún, ya que un fraude de este tipo —donde una persona otorgue tanto información personal como bancaria— puede involucrar al afectado en temas que se deberán comparecer ante instancias internacionales como la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). “Otra forma de protegernos es invertir, por ejemplo, en redes de tecnología segura que es otra posibilidad para manejos de cuentas privadas”.
El Sistema de Educación Media Superior (SEMS) de la UdeG ha lanzado la campaña informativa Ciudadanía Digital, dirigida a estudiantes de bachillerato y usuarios de internet en general, la cual, camina bajo el precepto “¿Qué tanto crees que sabes?”. Las líneas que se manejan abordan el sexting (envío de mensajes con contenido erótico o sexual), el phishing (abuso informático de implantación de identidad), la privacidad, la seguridad y el ciberligue en internet.

  • Boletín Informativo No. 258
    Víctor Rivera
    Viernes 01 de Junio de 2018
    Guadalajara, Jalisco
    Fotografía: Jonatan Orozco